Como tàl, he de seguir subiendo.

He de seguir creciendo.

Volando, hasta alcanzar y fucionarme en el cielo.
Tacuàra.
Como tál, he de seguir soportando los temporales más fuertes de lluvia y viento.
Tacuâra.
Como tál he de sanar cada marca,

Cada herida causada en mi caña.

Sopla tan intenso viento,

Casi parece vencerme.
Pero raíces Tacuãra tengo.
Sopla tan intenso viento.

Siento la caida.

Siente mi caña besar de muerte al suelo.

Pero raíces Tacuâra tengo,

Y al rosar la putrefacta y fría tierra,

 aunque duela la herdida,

 Siento que vira el viento.
 Tacuära.
 Me levanto erguida ante la muerte, de cara a la vida.
 Y así como si nada, 

pero sintiendo mi corazón soltar latidos y gemidos de parto al viento,

Sigo subiendo.

Y es ahi que se fuciona mi mar con tu cielo abierto.

Cecilia Sebé Mercader.-

Advertisements